Abrazando a la sombra

Posted by Perra Latosa | Posted in , , | Posted on 15:58

0



La necesaria y requerida reacción de lo inconsciente colectivo se expresa en representaciones formadas arquetípicamente. El encuentro con uno mismo significa en un principio el encontrarse con la propia sombra. Por otra parte, esa sombra es un paso angosto, una puerta estrecha cuya precaria angostura no puede eludir nadie que descienda a lo hondo del pozo. Pero hay que conocerse a sí mismo para saber quién se es, puesto que lo que viene después de la muerte es, inesperadamente, una ilimitada extensión llena de inconcebible imprecisión, en la que al parecer no hay ni fuera ni dentro, ni arriba ni abajo, ni aquí ni allá, ni mío ni tuyo, ni bueno ni malo. Es el mundo del agua, en el que flota, suspenso, todo lo vivo, donde comienza el reino del «simpático», del alma de todo lo vivo, donde yo soy inseparable y soy éste y aquél, donde experimento en mí al otro y el otro me experimenta a mí como al yo.
C. G. Jung. Sobre los arquetipos de lo inconsciente colectivo
.
Pocos, casi nadie diría, saben que yo disfrutaba mucho de dibujar y en especial, hacer retratos hasta que sin proponérmelo hice el propio y me invadió el terror ante la tristeza profunda de la  imagen  elaborada  que -supuestamente- me representaba.  Paradójicamente, uno de mis libros favoritos es El retrato de Dorian Gray, ni más ni menos que uno de los tantos personajes de ficción que recrean la idea del doppelgänger (del alemán: el doble que anda).





He leído por ahí que los doppelgänger  son seres eremitas e incomprendidos por los de su especie, que vagan incesantemente, tal vez por ello, su vida social sea tan limitada ya queno pasan mucho tiempo en ningún sitio.


Hasta que dan con un humano y dejan su soledad de lado. Involuntariamente, pues es un estado que disfrutan...

El aspecto físico es lo de menos (dará igual, pues será siempre el de la persona imitada): No eligen a cualquiera, sólo a quienes mentalmente se les asemejen y se funden en un abrazo que los unifica. Nunca volverán a tener su forma luego y, en cuanto sean descubiertos, deberán huir de su residencia para continuar sobreviviendo. Si no es factible, lo harán también con su apariencia adoptando la más inocente para pasar desapercibidos.

La mayoría de ellos se distingue por su alta percepción. Se preocupan mucho de y por los detalles (algo fundamental a los fines de la emulación), y están acostumbrados a razonar para sobrevivir a un entorno hostil. El cerebro es por tanto, su órgano más empleado.

Se dice que el doppelgänger no se refleja en los espejos, aunque hay quienes aseveran que -en realidad- es la imagen que aparece reflejada. Hay un mito acerca de que el reflejo en un espejo es el doppelgänger que nos observa y que mientras está atrapado en el él, estaríamos seguros, fuera del cristal su aparición siempre presagia una muerte inminente.

En cambio, los pueblos primitivos consideraban que el reflejo de alguien en el agua no era tan sólo una imagen, sino su propia alma observándolo.

En general, la mitología y la literatura, se ha ocupado del doble o la sombra, en su aspecto negativo con excepción de Poe quien, en William Wilson le ha asignado el rol de la voz de la conciencia. Pero el doble es un tema recurrente en la literatura y un recurso creativo y artístico extensamente adaptado y adoptado en sus múltiples formas.

En la historia del arte y la literatura se encuentra con frecuencia la referencia sobre el tema del doble y su uso como recurso literario y artístico. La obra de arte, por sí sola, presenta una manera distinta de autopercibirnos, desdoblando todo cuanto se observa en nuestro mundo posible, y posibilitando la existencia de un mundo alterno, gracias al poder de la palabra.


Frecuentemente, la figura del doble es utilizada por artistas para mostrar la dualidad del ser humano, para hacer visible los lados opuestos que lo componen y la confluencia que se produce entre estas dos cargas que lo habitan y que son, en definitiva, su esencial primordial. Es decir, tanto el Bien como el Mal son fuerzas internas, inseparables e irreductibles, contra las que se lucha a diario. Estas dos categorías coexisten intrínsecamente en la dualidad más esencial de todo ser vivo, es decir dentro de la doble categoría nacimiento-muerte; Sin embargo, para el hombre es una situación trascendente que se convierte en base primordial para la constitución del yo conciente.



Es decir, esta sensación bipolar experimentada por nosotros convierte a nuestra experiencia de vida en un recorrido fugaz pero consciente, contra el que se batalla buscando atraparlo y detenerlo en el tiempo, intentando reducir nuestra sensación de vacío, soledad e imperfección, para así poder, por lo menos, contemplar la belleza de la Vida a través del arte. Es por esta razón, en ese sentido, que este recurso literario ha sido bastante significativo para la creación artística, pues a través de él, el hombre ha indagado sobre su propia existencia e identidad y ha podido responderse algunos interrogantes que lo angustian desde siempre.

Rogers Montt Torres


Pero ¿Quién encuentra a quien? ¿Es un encuentro fortuito o de alguna manera estamos buscándolo? ¿o simplemente estamos sacándolo a relucir?

Encontrarse con una manifestación de uno mismo, o con su parte maléfica. Artística o espiritualmente. Quizá no sea nada de eso y en efecto, tal como se sostiene, existe tan sólo en otro plano existencial lejos de la mirada de otros. Como sea, finalmente siento que me ha abrazado y que nos hemos unido al punto en que no se sabe quién es el humano y quién la sombra.







Vos

Posted by Perra Latosa | Posted in , , , , , , | Posted on 15:48

0

La vez pasada, en medio de una charla con una amiga (¡que me encantó y la voy a recordar por mucho tiempo!) surgió la idea del abandono. Conversábamos acerca del temor que todos tenemos de sentirlo y sobre el desamparo en el que quedamos inmersos a posteriori. Aún quienes se cubren de múltiples capas de autosuficiencia (no me miren) lo experimentan. Es algo tan primario...

Aunque como le dije a ella, yo creo en realidad que no es que nos dejen, simplemente las personas y las cosas cambian y surgen o conocemos nuevas. Nosotros también cambiamos y hacemos lo mismo.

La mayor parte de las veces no somos tan concientes de ese proceso, pero cada tanto aparecen seres tan especiales que nos obligan a tomar dato de ello y replantearnos la teoría sobre la casualidad y la causalidad.

Desde hace un tiempo, en que pude apreciar retrospectivamente la sucesión lineal de eventos y personas, me apoyo más en esto último...

Han aparecido quienes, sin saber cómo ni porqué, han tenido la habilidad de escalar a la careta y encontrarse conmigo. Que me obligan a repensar si existe o no el "karma", y divagar sobre los roles que han venido desempeñando desde tiempos inmemoriales. Cada uno de ellos me ha aportado parte de su sabiduría, conciencia e inconciencia; me han ayudado en el intento de ser una mejor persona -o padecer a ésta un poco menos- y se han incorporado a mi acervo afectivo sin que en ningún momento pudiera percibir ese gesto como algo propuesto de una u otra parte. Como si la memoria del afecto se hubiera despertado por sí sola y me hiciera sentir de inmediato la conexión. Es eso.

Quizás porque sea una de las mayores evidencias de lo que planteo, hay uno de esos encuentros que voy a destacar en especial. La forma en que se produjo es el día de hoy que me genera una profunda intriga, y es de estas conexiones espirituales que -tal vez de las que más- me obligó a plantearme la teoría.

Cuando lo conocí era de esas personas a las que yo distinguía tan sólo en la inmediatez, de esas que simplemente pasan sin que la estadía por nuestras vidas se nos figure ni remotamente, menos que tengan la aptitud suficiente como para obligarnos a efectuar una introspección tal, que podamos apreciar la mutación interna.

Sin embargo el tiempo demostró lo contrario, es de esos "mojones" que aparecen cada tanto que nos servirán de referencia si es cierto aquello de que el último día de nuestras vidas, aparecen ante nuestros ojos todas aquellas cosas y personas que han sido verdaderamente significantes. Siento que aprendí mucho de mí, desde que lo conocí.

Como sea, y contra todo pronóstico, un día me ví inmersa en medio de un intenso intercambio que hasta el momento no le encuentro mayor justificación que la del destino pues, desde que nos conectamos, estuvo omnipresente la sensación de ese rol presentido, el suyo y el mío.

No entendía el porqué a veces le hablaba de despedidas, porqué descarté de plano los "siempre", y tiene que ver mucho con lo que expresé allí arriba. Me resultaba muy complejo explicarle el porqué de esa sensación de que cada intercambio sería el último: es que yo intuía este asunto de los roles, ninguno volvería a ser la misma persona luego, y en algún momento deberíamos ceder al abandono como parte de ese ritual evolutivo. Al ser distintos, nuestro vínculo también lo sería y eso me provocaba una especie de nostalgia anticipada que no lograba conmover la certeza de que el afecto sólo podría cambiar para profundizarse.

Ya lo dije por ahí, yo no soy de aferrarme a las personas aunque sí a las cosas que me provocan. Por eso con todo lo egoísta que puedo llegar a ser cuando privarme de cosas lindas se trata, y pese a que he percibido como algo triste el despegue, hoy me alegra encontrarme con quien es. Ya no necesita de mí, no en el rol que pude haber desempeñado, ese -si es que lo tuve- lo percibo felízmente agotado. Hoy es como una flecha disparada: tiene todas las aptitudes prestas para, sin dejar de ser igual de maravilloso, desplegar todo su potencial y hallar la felicidad si continúa firme por el camino emprendido.

Te doy las gracias por todo lo que me brindaste, por soportar estoicamente mis embestidas anímicas, mis eternos devaneos, mis momentos de mayor insensatez y ser tan amable como para decir que lo disfrutaste. Yo continuaré soplándote las alas, mientras me habite la fuerza, para que no olvides la travesía y finalmente lo logres. Te extraño. Bienvenido. =)


Sub-limada

Posted by Perra Latosa | Posted in , , , , , | Posted on 2:13

2

Qué difícil parece llegar a ese estado en el que se puede disfrutar de lo sólido de los afectos constantes, del lugar dónde descansar, en el que armar tus proyectos vitales para sentirte real sin perder la magia de lo efímero, de lo impremeditado, del sentirte parte de un gran plan hacia la nada misma en el que no importa cuánto, ni por cuánto sino el durante. Por eso, te invito a vos que has respondido tan eficientemente a la provocación que te hice, a que te atrevas a superar sin temores la expectativa y


Te congeles...


Con todas tus fuerzas en donde los instantes toman valor por sí solos y no forman parte de la cadena, sino son tan sólo atómos de tiempo, retazos de puro estar, en el que la anticipación nos devora, en el que sólo buscamos satisfacer las pulsiones más primitivas, en el que somos tan sólo piel, látido, sabor y aroma. Vas a encontrar el sitio en el que serás una res nullius. Vas a dejarte en paz.

Te vaporices....

Pues allí sólo importa el intermezzo y el final es lo de menos. Sigamos como saltimbanquis de un lado a otro, riéndonos de nuestros torpes intentos en la búsqueda del catalizador imposible. Recordá que en ese sitio, resistís plenamente sus ardores y olvidate de los daños que provoca la falta de protección UV.

Dale...

Vos que me entendés y que has sido tan valiente como para aceptar el desafío de sentir, como prioridad de éste y de todos los días: Sublimate ;-)


Despeinada

Posted by Perra Latosa | Posted in , , , | Posted on 11:49

0

Nunca fuí de aquí ni de allá. Será por eso que desde hace un tiempo me he encontrado repitiendo la misma sentencia "Nunca me sentí de la época". Inadaptada quizá sea el término correcto. Pues eso: desde que era una adolescente sentía que no estaba en mi momento sólo que creí que algún día lo superaría. No veía en mí rasgos de normalidad, algo que en ese entonces ansiaba y mucho para mitigar la soledad: esa capacidad de perderme entre la multitud al desear ser, sentir y tener las mismas cosas. Visualizándome como una manifestación más de un standard al hablar su idioma.
"Tenés una conciencia interna envejecida" soltó como al pasar mi terapeuta al darme la devolución ante los disparates que largué ante tanto garabato. Erróneamente creí que los años enderezarían las cosas y que algún día me sentiría como supuse que debía ser: mezclada y sin noción de que con ello tenía y tengo que suicidarme.

Como neófita de la normalidad seguí algunas recetas para lograrlo: me adecue a las pautas prestablecidas; seguí los que percibí como sus mandatos: tener, ser y estar aunque sin pleno convencimiento. Me sentí parte de la parodia por un rato, hasta que me ví con todo aquello que quiso otra y aquí estoy: como testigo del eco. Volví al punto de partida sí, pero con los sentidos intactos y persuadida de que es mejor darme un banquete de soledades y despojos, que estar aturdida por la nada.

video

Alevosía

Posted by Perra Latosa | Posted in , , , , , , | Posted on 3:28

1

Me traspasaste con tu mirada a la que como novata contesté con el silencio que no esperabas. El aleteo de tus pestañas me provocó quebrarte en veinte y recoger cada pedacito tuyo para devorarlo lentamente a la hora en la que nos hacemos los estúpidos.
Vibramos como viejos conocidos ante lo de siempre nuevo; con ese nudo -en el que me hubiera quedado a vivir- me llevaste a las olvidadas horas de la pre-vigilia. Estás notificado: Ya libré orden de captura para tu aliento.

Y encima pretendés que te disculpe...

Te tengo noticias: No hay atenuante para tu química. Por pasarte de piel tu sentencia serán azotes de minúsculos besos por cada lugar en el que te quede pulso: Zarpado.